Cobresanrafael

Español
Trabaja con nosotros

TERRAS do Ulla

Plan de Recuperación Integral de las aguas de la Mina Histórica

Estamos en una comarca de tradición y huella minera. La histórica mina de Touro paró su actividad en 1986, cuando no existían exigencias ambientales como en la actualidad. 

Hoy, en Cobre San Rafael construimos proyectos siguiendo las estrictas normativas autonómicas, nacionales y europeas. 

Y escuchando a una sociedad mucho más exigente y responsabilizada por el medioambiente.  

Hemos mantenido un intenso diálogo con la ciudadanía, para entender sus necesidades y aspiraciones. Entre estas, destaca la mejora ambiental de la comarca y, especialmente, de la calidad de las aguas del entorno de la antigua mina. 

En Cobre San Rafael asumimos ese compromiso con un ambicioso proyecto de ingeniería que da una solución definitiva al problema. Y lo hace de forma voluntaria, independiente y previa a la autorización de su proyecto de reabrir la producción de cobre en Touro.

Los trabajos, desarrollados en 2021-22 y en los que hemos invertido más de dos millones de euros, han consistido en importantes obras de ingeniería para canalizar y tratar las aguas del entorno de la mina histórica con resultados excelentes.

TERRAS do Ulla: Una oportunidad para mejorar nuestras aguas

En Cobre San Rafael apostamos por el cuidado de las aguas y su uso sostenible. Por ello, realizamos intervenciones directas para mejorar las aguas dela vieja mina de Touro, además de estudios de control y mejora de la calidad del Río Ulla para aportar conocimiento y propuestas de mejoría a todos los grupos de interés, incluyendo al sector del mar, preocupado especialmente por el estado de la ría de Arousa.  

El programa TERRAS do Ulla viene impulsando una serie de estudios en el río y en su estuario de la ría de Arousa, a través de un Convenio de Colaboración firmado con la Agrupación Parquistas de Carril. El objetivo es incrementar el control ambiental del río Ulla y de los bancos marisqueros de Carril, mediante campañas de muestreo y monitorización, que aportan datos sobre su estado, y una red de seguimiento participada por expertos e investigadores de reconocido prestigio.

Para este proyecto global, contamos con el apoyo de la Estación de Bioloxía Mariña da Graña, que ha instalado dos sondas para monitorizar en continuo los niveles de clorofila en el agua; y la Estación de Hidrobiología “Encoro de O Con” de la Universidad de Santiago de Compostela, que realiza el seguimiento de la calidad ecológica del Ulla y su estuario, evaluando los organismos vivos que habitan el río, como indicativo del estado de sus aguas. 

Esta nueva acción forma parte de un plan más ambicioso e integral que incluye el estudio realizado en 2020 por científicos del Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo (CSIC), denominado AMBARULLA, a partir del que se investigó la composición química de la cuenca del río Ulla y su estuario.

Hasta la fecha, los estudios biológicos arrojan datos que hablan de una situación razonablemente buena. El caso del estudio AMBARULLA, concluyó claramente que la antigua mina de Touro no tiene ninguna afección sobre la calidad de las aguas de la Ría de Arousa, que se encuentra a 75 km de distancia. 

En cualquier caso, somos conscientes de la herencia de la antigua explotación, un pasivo ambiental que se debe mejorar. Por eso, hemos puesto en marcha ya la limpieza y mejora ambiental de un afluente del Ulla, el Portapego, que nace en Touro. Y se ha ejecutado el Plan de Recuperación Integral de las Aguas de la antigua mina, construyendo nuevas canalizaciones y una planta de tratamiento para lograr su restauración integral. Todo ello como muestra de nuestro compromiso con el cuidado de las aguas y el uso sostenible de estas.